InicioLa CofradíaHistoria

Historia

La Cofradía del Santísimo Cristo de la Fe desfila el Sábado de Pasión en Murcia desde la Iglesia de San Francisco de Asís, Padres Capuchinos, desde donde sale de manera peculiar ya que la imagen del Cristo desciende por una ventana, sujeta por los cofrades con dos cuerdas, y es colocada en el trono ya en la puerta de la iglesia, ante una multitud de fieles.

Al regreso, los hermanos Capuchinos sostienen la cruz, sacada de su trono, hasta que los cofrades la izan de nuevo para transportarla a su lugar en el altar de la iglesia, donde los nazarenos de la Fe aguardan en silencio.

Desde 2008, la imagen de Santa María de los Ángeles aguarda al Cristo en la puerta de la iglesia para encontrarse con Él, en un momento de intensa y contenida emoción para todos, nazarenos y fieles.

Fue creada esta Cofradía en 1999 por un grupo de profesores del colegio San Buenaventura, Padres Capuchinos. Su presidente es Juan de Dios Rogel Payá. Procesionó por primera vez en la Semana Santa del año 2000.

Tiene carácter penitencial. Los penitentes visten túnica y capuz de color marrón y cíngulo blanco al lado derecho (como San Francisco), rosario, insignia, guantes negros y sandalias negras sin calcetines. Portan cruces o cirios. Las mujeres con mantilla deberán vestir con la clásica mantilla española, de negro riguroso, con falda por debajo de la rodilla, brazos cubiertos, guantes y escote adecuado.

 

En 2000, año del primer desfile de esta Cofradía, la Cofradía del Santísimo Cristo de la Fe de Puerto Lumbreras envió una representación de seis mayordomos y su banda de cornetas y tambores. A continuación del paso, desfiló una representación del Cabildo Superior de Cofradías, así como los pendones de las Cofradías penitenciales, de silencio, de La Salud, Cristo Yacente y del Refugio.

En 2001, el desfile procesional fue acompañado por primera vez por la banda de cornetas y tambores Santos Juanes, de Catral. A partir de este año esta agrupación ha acompañado en todos los años a la procesión. También en 2001 por primera vez, y tradicionalmente año tras año a partir de entonces, una representación de la Cofradía del Cristo de la Caridad ofreció un ramo de rosas al Cristo de la Fe, a su paso por la Plaza de Santo Domingo, donde ambas procesiones se tocan cada año.

En 2002, desfiló por el centro de la doble fila un nazareno que portaba una corona de espinas, símbolo de la pasión, sobre cojín de terciopelo y seda. Desfilaron por primera vez tres mujeres manolas.

En 2004, se estrenaron modernos cirios. El coro de voces mixtas del Colegio San Buenaventura acompañó al desfile en la Plaza de los Apóstoles, la Plaza de Belluga y en la recogida, llegadas ya las once de la noche.

En 2005, los chicos y chicas del colegio eligieron como tercer lugar para cantar la puerta de la Iglesia de Santa Ana. En este año se estrenó nuevo tercio de tambores y los estantes estrenaron andas.

En 2006, tres niños vestidos como frailes franciscanos desfilaron con el cortejo procesional. Especialmente emocionantes fueron de nuevo los momentos de la salida y la recogida con las marchas interpretadas por la habitual banda de Catral, así como los cantos del coro del Colegio y la Escolanía de la Catedral, que cantó al paso de la procesión por el Claustro del Palacio Episcopal.

En 2007, la Cofradía estrenó una nueva Cruz Guía, que procesionó al comienzo del cortejo. El Cristo de la Cruz -un Cristo de San Damián- fue pintado por un hermano de la Fe. La lluvia nos acompañó al final del recorrido.

En 2008, procesionó por primera vez la imagen de Santa María de los Ángeles, obra de Pedro Arrúe. La hora de salida se adelantó a las 18:00 horas. El coro del Colegio San Buenaventura, como en años anteriores, acompañó el recorrido en diversos puntos del mismo (Plaza de la Cruz, Palacio Episcopal y Convento de Las Anas). Recibió, también, a la imagen de Santa María de los Ángeles a su salida de la iglesia. La imagen fue acompañada durante todo el desfile por un cuarteto de viento. Ya en la recogida, cercanas las 11 de la noche, fue emocionante el primer encuentro procesional de la Virgen y su Hijo, a las puertas de la iglesia.

2009, décimo aniversario del desfile procesional de la Fe.
Un gran número de fieles aguardó, con gran respeto, su recorrido por las calles de la ciudad. El cortejo procesional se detuvo en la Iglesia de Santo Domingo, frente al Nazareno, que esperaba bajo el umbral la llegada del Cristo de la Fe, se detuvo también ante el Palacio Episcopal y en el convento de Las Anas. Fueron momentos emocionantes que jalonaron un recorrido que terminó en la Iglesia de los franciscanos con un hermoso diálogo musical entre Madre e Hijo.
A los pies de la Virgen se pudo ver por primera vez una reproducción de la Porciúncula franciscana.

En 2010 el cortejo procesional atravesó el Palacio Episcopal en honor al nuevo obispo de la diócesis. La Fe fue protagonista del cartel anunciador de la Semana Santa de Murcia, se celebró el pregón de la misma en la iglesia sede de la cofradía y la imagen de Santa María de los Ángeles estrenó vestido y dos imágenes de angelitos a sus pies.

En 2012 la salida tuvo lugar, por primera vez, desde la puerta frente a la Redonda, donde se congregó numeroso público para presenciar el comienzo de la procesión. Silencio acompañado en todo el recorrido por la música que sonaba ante la imagen de la Virgen, las cornetas y tambores tras el Cristo, y las voces del coro del colegio.

En 2013, Año de la Fe, compartió el cortejo procesional con los cofrades el estandarte de los Caballeros de la Fuensanta. El Cristo recibió una ofrenda de flores a las puertas de la Iglesia conventual de Santa Ana. Una saeta recibió a la Virgen en su entrada al tramo final del recorrido, en Alfonso X, y al Cristo a su llegada a la iglesia.

Como clausura del Año de la Fe, el 17 de noviembre por la mañana la imagen del titular de la cofradía procesionó desde la Iglesia de San Francisco de Asís a la Catedral, donde tuvo lugar una procesión claustral.

En 2014, desfiló por primera vez una imagen de la Virgen obra de Antonio Jesús Yuste Navarro, sustituyendo a la anterior. El Cristo llevó a sus pies una astilla de la talla de la Virgen, “siempre a los pies de su Hijo, el Santísimo Cristo de la Fe”. Participó en la procesión una representación de la Cofradía de la Samaritana, de Orihuela, con quien la Cofradía se ha hermanado. Portaron el paso de Nuestra Señora de los Ángeles – en el tramo próximo a la iglesia sede de sus respectivas cofradías – nazarenos estantes de los Servitas y de la Caridad. Acompañó a la Virgen un grupo de tambores, y al Cristo la banda de cornetas y tambores María Santísima de las Penas, de Úbeda. A la recogida, dos emocionadas saetas pusieron fin a la procesión.